Henry Ford y lo de darle al pico sin saber

Hablamos para comunicarnos con otros. Hablamos para entretenernos. Hablamos para someter a contraste lo que pensamos. Las personas en mayor o menor medida necesitamos hablar, pero lo cierto es que no siempre lo hacemos con el suficiente conocimiento sobre lo que tratamos. Es entonces cuando lo de hablar se puede convertir en hablar por hablar, o lo que es lo mismo, en decir chorradas.

Una anécdota del magnate del automóvil, Henry Ford, transmite bastante bien la idea de lo que supone hablar sin saber al respecto. Lo cierto es que en determinada ocasión Ford contrató a un experto en eficiencia para que echara un vistazo por la fábrica y descubriera qué empleados no eran productivos. El experto hizo un recorrido y finalmente regresó a la oficina de Henry Ford con su informe: «He encontrado a una persona improductiva. Cada vez que paso cerca de él, lo veo sentado sin hacer nada. Creo que usted debería considerar deshacerse de él».

Cuando Henry Ford oyó el nombre al que se refería el experto, negó con la cabeza y dijo: «Imposible, a ese hombre le pago para pensar y eso es precisamente lo que está haciendo».

Nada más. Bueno sí, que hay una peor manera de darle al pico, que es tergiversando la realidad interesadamente. Se trata de una técnica con poco recorrido, porque el tiempo acaba siempre poniendo las cosas en su sitio. Pero no le voy a dedicar ni un minuto a ese tema menor. Hoy quiero que el protagonismo sea para Henry que, como casi siempre, estuvo sublime, ¿no creéis?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *