¿Homenajes? Los justos

Ayer saltaba la noticia que nos decía que la OMS declaraba cancerígena la carne procesada. Y se considera carne procesada a cualquier tipo de carne que haya sido transformada con salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para mejorar el sabor y preservar el alimento. ¡Vaya, compañeros, que se acabó lo de los homenajes a base de beicon, salchichas, hamburguesas, embutidos… !

Y es que la ingesta de estos productos se asocia con el cáncer de colon, pese a que el estudio también menciona que hay una relación entre cáncer de estómago y el consumo de comidas procesadas. Y en el caso de la carne roja, también hay estudios que han confirmado una asociación con el cáncer de páncreas y el de próstata.

De este modo, añadimos a la lista del tabaco, las bebidas alcohólicas… esta categoría de productos que se estiman perjudiciales para la salud, en un consumo más o menos frecuente.

Con todo ello, uno se cuestiona si realmente vivimos mejor ahora que hace cincuenta años, puesto que pese a que la longevidad no era tan alta, la gente no parecía tan amenazada en sus hábitos básicos como lo está siendo ahora. Claro que entre tener información y no tenerla, siempre es mejor saber por donde se va a escoñar nuestro cuerpo serrano, que vivir en la ignorancia supina.

La contaminación no es buena, pero ahí están los amigos de los coches para adulterar las emisiones de gases y ganar más pasta. El uso de los móviles en unos años sabremos si tienen alguna incidencia en nuestro organismo, pero desde el sentido común pinta que la cosa no puede ser muy sana. Nos alarmaron con la peste porcina, la gripe aviar… y al final nos quedaremos con cuatro preparados de la cocina de abuela, que deseo nunca nos fallen, esperando que tampoco afecte mucho a toda esa peña que ahora se dedica a producir programas de cocina y que ha hecho que pasemos de ser considerados un país de parados a uno de cocineros. Todos mis respetos para estos profesionales.

La meteorología cambia a marchas forzadas y su impacto está afectando la calidad de vida y de los alimentos que ingerimos, pero no os preocupéis que ahí están los americanos para prometer que en el próximo decenio bajarán un 40% la emisión de gases, según se comprometió el presidente Obama el pasado marzo. ¿En el próximo decenio? A este paso ya veremos quien queda sano para esas fechas. Otra indecencia más, como la que estamos viendo en Siria, donde los intereses mantienen a un tipo en el poder que se está cargando a su propia población y la está haciendo huir de la tierra donde nacieron. O como la que vemos en Catalunya, donde otro personaje que ha presenciado como su partido presuntamente cobraba comisiones de proveedores públicos, ahora se postula para ser otra vez presidente de todos los catalanes. Mejor dicho, de unos cuantos.

Ahí me paro porque me estoy disparando y porque no quiero mezclar asuntos, que ya habrá tiempo para todo. En cualquier caso, aviso: la hamburguesa viendo el fútbol con mis hijos, no me lo va a quitar ni el tato. Ahhh !!!, y lo dejo escrito para que con esa decisión personal nadie le pueda reclamar a mi mujer que fue ella la que me mató a base de estas ingestas, ¿no creéis? ¿Homenajes? Los justos… o no.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *