La diferencia entre saber y creer que sabes

Hablando del idioma inglés, podemos clasificar a las personas por las que saben y las que no saben, pero existe un tercer grupo, que son los que creen que saben y realmente no saben, que a mi modo de ver se convierte en un colectivo preocupante. Y lo expreso con un calificativo como el de preocupante porque detrás de decir que sabes algo cuando no es verdad, existe una forma de pensar y una cultura que nos puede llevar al principio tarde o temprano.

Esos que dicen que saben inglés cuando lo que saben es algo de inglés, son los típicos que cuando les pones delante de una nativo del lejano oeste pierden del treinta por ciento en adelante de la conversación, poniendo una cara de imbéciles que asusta o de enterados, que es aún peor, que delata cual es el estado real de sus conocimientos. Son aquellos que sabiendo un escaso millar de palabras y pudiendo mantener una conversación como los indios con alguien en este idioma, se permiten poner en un cv que su nivel en este idioma es bueno, fluido o cosas similares. Vaya, que confunden profundamente lo que es saber de verdad con lo que creen que saben.

Hace un tiempo acudí a un televisión privada a que me hiciesen una entrevista para presentar uno de mis libros y entre bastidores hablaba con el presentador del programa de este tema, el cual me explicó una anécdota al respecto de su mujer. La cuestión es que su esposa, que es finlandesa, estaba buscando trabajo y el marido le pidió el cv para darle su opinión. Una vez revisado el mismo tan solo le matizó que por qué no ponía que sabía inglés muy bien, lengua que en su país de origen es fundamental en el sistema educativo y que raya la excelencia según las estadísticas europeas al respecto, a lo que le contestó que no tenía un nivel tan bueno ni que tampoco disponía de un certificado que lo acreditase. Y es que en los países serios, esa frontera entre el tener una capacitación y creer que la tenemos no es admisible de ninguna manera.

Con todo ello, creo que toca hacer una reflexión sobre este aspecto cultural, propio de los pueblos fenicios y educados en exagerarlo todo, que tocaría corregir si queremos que se nos tome en serio. Y es que pudiendo ser auténticos en todo lo que hagamos algunos sienten la necesidad de venderse a ultranza como si quienes estuviesen enfrente se chupasen el dedo y no pudiesen llegar a darse cuenta de que son un fraude en toda regla. De este modo y siguiendo esta filosofía a ultranza, hoy no me atrevo a deciros que no hablo inglés, pero sí que hablo asturiano, riojano, murciano… a la perfección. Ojalá que esa prudencia y el no faltar a la verdad se la aplicasen nuestros políticos en todo, afanados en campañas electorales del y tú más que dan pena, pues seguro que en países serios nos tendrían más respeto, algo que a algunas personas nos importa mucho, ¿no creéis?

3 comentarios
  1. Rubí Bisono says:

    Estoy de acuerdo contigo, en muchos aspectos. Es inverosímil lo que alguna personas inventan para verse mejor delante de los demás. No sabiendo, que es lo mas ridículo quedar mal delante de otras personas, que como tu o yo nos percatamos del aprieto en que se encuentra dicha persona. Por lo tanto, apegarse a la verdad es lo mejor, para no quedar mal parado en una situación de lo más comprometedora!!!!

    Responder
  2. Carmen De Torres says:

    Para no empezar mintiendo, os diré que la web aún no la tengo. Espero con ansiedad tenerla pronto y que os guste.
    Respecto al tema, yo no pongo que se inglés. Tan sólo puedo usarlo para entenderme superficialmente con un nativo y para leer, que se me da bastante mejor.
    Por otra parte, estoy iniciando una actividad de formación seria en inglés porque es el gran tema pendiente en general para los españoles. He trabajado mucho tiempo con profesores de inglés en escuelas y os aseguro que, en muchas ocasiones, carecen de los conocimientos suficientes.
    Creo que es muy importante que las escuelas pidan certificaciones, y que esas certificaciones estén actualizadas….Si no lo practicas, un idioma se pierde.
    Me gusta tu página, Carlos, voy a acercarme a tus publicaciones. Hablar de motivación….. ese es otro de los grandes olvidos en la enseñanza. Se puede aprender sin estar motivado???? No, no, si no te mueve, si no crees que lo que estás aprendiendo te interesa, no aprenderás. Esto es algo que también he trabajado mucho con los profesores. Y hay todavía gente que cree que eso son tonterías!!!!
    En fin, seguimos en contacto, creo que tenemos mucho de qué hablar. Un saludo

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *