Let it be vs Hazlo ayer

Let it be es una conocidísima canción del grupo británico, The Beatles, escrita por John McCartney en 1970, y junto con, Get Back, diría que uno de los emblemas musicales del cuarteto de Liverpool y de la historia de la música contemporánea. Por tanto, si quisiese apuntar mi flecha y referirme a la melodía en cuestión podría incurrir en alguna imbecilidad y contradicción, algo a lo que no estoy dispuesto.

Pero sí quiero hacerlo respecto de lo que significa la expresión anglófona, let it be, que viene a ser algo así como deja que sea o déjalo estar, y alguno de sus usos y aplicaciones. Y en esta materia ya no estoy para tantos elogios con la frase en cuestión, dentro del ámbito motivacional y del desarrollo humano en el que me muevo.

De este modo, por un lado quiero distinguir que dejar que las cosas sean o sucedan no es lo mismo que dejar que las cosas fluyan. Es decir, que si yo estuviese diagnosticado de una grave enfermedad y dijese, let it be, os aseguro que mi expectativa de vida se complicaría considerablemente o incluso podría palmarla en poco tiempo, si la siguiese a pie juntillas. Mientras que si tras haber utilizado todos los medios a mi alcance para combatir ese infortunio y dejase que las cosas fluyesen, se entendería que en ese punto el poner el piloto automático del let it be cobraría un mayor sentido.

Por tanto, lo de let it be es para gente que espera que le sucedan las cosas, que viene a ser justo lo contrario de lo que explico en mi último libro, El poder de la actitud, en el que razono sobre por qué vale la pena afrontar la vida con valentía. Y que también es justo lo contrario de lo que significaban los propios Beatles en sí mismos, que venían a ser la fresca respuesta a una juventud con ganas de expresarse en libertad, en una Europa que ya dejaba a un lado la segunda guerra mundial y pensaba en unirse de nuevo.

Expresiones geniales y memorables las encontramos en todos los ámbitos, sin ir más lejos el YES WE CAN del presidente norteamericano, Barack Obama, fue un martillazo para la campaña republicana. O el JUST DO IT de Nike, que se convirtió en un claim publicitario sin precedentes. Por tanto, yo siempre me inclino más hacia frases o expresiones de este tipo, en las que el fondo y la forma guardan coherencia, o una coherencia según mis percepciones, para ser más exactos.

Y puestos a inventar frases, no puedo acabar este artículo sin proponeros una expresión: HAZLO AYER, que incurre en una somera contradicción gramatical, semántica…, pero que se entiende perfectamente su significado y que no me da la gana traducir al inglés hoy porque tenemos una lengua fantástica que también sirve para estas cosas universales, ¿no creéis? Que por cierto, no me importaría que a alguien le apeteciese ponerla como título de una canción…

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *