No estoy de rebajas

Os confieso que llevo unos meses en los que no me ha apetecido escribir en mi blog. Un poco me ha pasado lo que a Guardiola cuando dejó el F.C. Barcelona, que había llegado a notar que mi vaso se había vaciado y que necesitaba volver a llenarlo para seguir explicando mis pensamientos. Pero ese estado se ha visto también complementado hace unos días con un episodio de vértigo que he padecido, fruto del estrés al que estaba sometiendo a mi cuerpo, sin ser plenamente consciente de ello.

La cuestión es que, hoy, cuando el sol todavía no ha acariciado el nuevo día, me he puesto a escribir este artículo porque me apetecía, porque sentía la necesidad de hacerlo de nuevo.

En proceso de llenar el vaso y aún deglutiendo el atracón emocional vertiginoso, me atrevo a poner el acento en dos cosas: la primera, la importancia de elegir lo que hacemos. Y es que, quitando las tareas que nos dan de comer, el resto hay que hacerlo porque sentimos que necesitamos hacerlo. Para ello, es necesario tener una disciplina de hierro y centrarnos en lo que nos gusta de verdad. O lo que es lo mismo, no ir de rebajas con uno mismo.

La segunda reflexión se refiere al maltrato que nos damos con pensamientos inútiles y cargas emocionales adulteradas. Cada persona puede soportar lo que quiera soportar, pero no calibrar bien ese aspecto puede hacer que nos rompamos. Nadie puede mover 500 kilos de golpe, pero todos podemos moverlos haciendo varios viajes. Lo es importante es lo importante y lo importante somos nosotros. Porque si nosotros no estamos bien, nada funciona. Dedícate tiempo, haz algo de ejercicio físico y proporciona bien las cosas. No te tomes la vida demasiado en serio.

Quizás tenía muchas más cosas que explicaros, ideas poco ordenadas, pero lo básico ahí lo dejo…

Feliz año para todos !!! Haced caso a vuestro corazón y mantened vuestro cerebro sano, porque la vida es maravillosa cuando la sabemos dirigir con inteligencia, más un poco de sal y pimienta, ¿no creéis?

 

1 comentario

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *