Por estas fechas

Tengo buenos recuerdos de la Navidad. La Navidad tiene algo mágico y es que bajamos un poco la guardia y nos hace a todos más conscientes de la importancia de la familia y de los valores. Pero es también un tiempo de balance sobre cómo nos han ido las cosas durante el año e ideal para diseñar nuevos objetivos.

Pero por estas fechas tampoco conviene engañarse mucho, pues los que han sido unos capullos con nosotros, están ahí. Los problemas toman un respiro, pero no desaparecen. Y son grandes las trifulcas familiares que se organizan buscando un reseteo que no encontró un momento mejor durante el año. Nada es perfecto.

Comienzan estas vacaciones navideñas con un país que busca un nuevo formato político para solventar el desconcierto y la crispación de los ciudadanos. Nos merecemos más respeto, sin duda. No será fácil, pero también vivimos una época complicada en los comienzos de la democracia. Los efectos de la crisis y el coste de los excesos previos se van pagando. Y quiero pensar que lo sensato va corrigiendo a lo desmedido. No obstante, sigue habiendo mucho dolor en la calle.

Hoy escucharé el discurso del rey, pero me apetecía también elaborar con humildad el mío propio para todos los que me seguís. No hago planes, vivo. Pero os explicaré mi deseo: que los que están en dificultad encuentren un motivo para volver a sonreír, la vida te sorprende y sin duda os regalará nuevas oportunidades.

Por estas fechas me vuelvo un capullo nostálgico, ¿no creéis? Lo sé, pero: Qué le voy a hacer… Me gusta la Navidad !!!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *