Preparados, listos, ya !!!

Recuerdo perfectamente la conversación que hace años mantuve por estas fechas con el que por entonces era mi jefe, quien en confianza me decía que cada vez que volvía de las vacaciones pensaba que no iba a ser capaz de conseguir lo que había hecho la temporada anterior. Mantra que le desaparecía por completo una vez finalizado el síndrome postvacacional en el que estaba inmerso y que desde entonces me ha hecho ver este proceso como lo que es, algo natural y que afecta a todo tipo personas.

Y es que tras unos días de descanso y reflexión estamos más inspirados y vemos con mayor claridad cosas que en el fugaz día a día no podemos analizar con profundidad ni plantearnos. Desembocando todo ello en la necesidad de cambiar parcial o totalmente nuestras vidas, lo que a su vez se traduce en comenzar cursos, modificar hábitos o, simplemente, definir nuevas metas. Es decir, que para la mayoría de las personas el año profesional realmente comienza ahora, mientras que para las empresas lo hace a principios de año, coincidiendo con el inicio de los ejercicios.

Sea como fuere, desde hace tiempo que intento no ceñirme a ninguna de estas fechas señaladas para poner en marcha mis planes, puesto que la experiencia me ha hecho ver que se perdían muchas oportunidades en el camino, al igual que pierden muchas ideas por no apuntarlas.

El ser humano ha tenido desde siempre tres grandes aspiraciones:  ser feliz, vivir más y volar. Y de este modo, os confieso que mi único plan para este año es el primero de ellos, lo que al mismo tiempo me convierte en un tipo muy corriente, afortunadamente. Premisa que a pesar de habérmela ya propuesto en otras ocasiones, espero que este año goce de mayores posibilidades, puesto que la he reforzado con un plan. Un plan en el confío mucho porque es fundamentalmente simple y que consiste en trabajar con la máxima ilusión e independencia, disfrutar con intensidad de mi familia y no desperdiciar ni un minuto.

Y es que he querido compartir este propósito tan personal en esta inauguración de mi nueva  página web y blog, en una temporada en la que además tengo previstas varias novedades que explicaros, porque muchas veces nos olvidamos las cosas realmente importantes de la vida, de la fortuna que tenemos de ser lo que somos, de estar en el lugar estamos y del maravilloso tiempo que nos ha tocado vivir.

De este modo, lo de la pereza tras las vacaciones se queda en una mera anécdota, puesto que lo mejor está por venir, si vivimos la vida con optimismo, ¿no creéis?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *