Seductores peligrosos

Hay personas que no mejoran por falta de capacidad para hacerlo. Hay personas que no saben por donde empezar para lograrlo. Pero de todas las especies de personas que nos podamos encontrar, a mi modo de ver una de las peores tipologías es la de aquellas que se engañan y no mejoran porque no aceptan la realidad de las cosas.

Se trata de un colectivo que permanentemente fabrica argumentos para huir hacia adelante con tal de no reconocer los errores de base que les impiden salir de la posición en la cual se encuentran. Esperando que sean los demás los que les ayuden cuando sus planteamientos se hacen insostenibles y causando grandes daños en su inevitable caída a las personas que se han visto seducidas por sus argumentos, que nunca exponen toda la verdad.

Son personas que encumbran con facilidad a quienes les ayudan y que dejan caer a aquellos que les dicen la verdad o les plantan cara. Y con estos planteamientos hacen que sus comportamientos pasen de la euforia de las soluciones a los mayores hundimientos emocionales cuando no los consiguen, porque además acaban quedándose solos.

Y lo peor de todo es que son seductores peligrosos porque tienen una alta capacidad de convicción, facilidad de palabra, creativos por naturaleza y con un cierto complejo de inferioridad que les hace normalmente plantearse las cosas en clave de reto. Pero también son capaces de sacar su lado arrogante cuando concatenan varios logros. Todo ello les convierte en una de las clases más peligrosas existentes, la cual no aprende del todo de las experiencias del pasado y que busca presas constantemente para seguir viviendo en ese cómodo mundo de los sueños sin esfuerzo. Creo que tendría que haber algún distintivo para poder salvaguardarnos de este tipo de seres, en el que también podríamos incluir a los tramposos, maltratadores de todo tipo, etc cuyo único móvil es vivir bien ellos a costa de los demás, ¿no creéis?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *